alergologia-en-linea

OTITIS, SINUSITIS Y FARINGOAMIGDALITIS
DIAGNÓSTICO CLÍNICO ? En el interrogatorio, identificar fuentes de la enfermedad (Combe). Por norma encontrar un niño enfermo, implica al menos un adulto bacilífero en su entorno.  ? La presentación clínica es muy variada y se puede acompañar de síntomas y signos constitucionales o sistémicos y de manifestaciones relacionadas con el órgano comprometido. ? Los principales síntomas y signos son: Fiebre prolongada, astenia, adinamia, pérdida de peso o falla en la progresión del mismo, diaforesis vesperal, tos crónica, convulsiones, cambios de conducta, estreñimiento y/o diarrea, hematuria, deformidades de columna, adenomegalias de evolución crónica con tendencia a la fistulización, síndrome de derrame pleural de evolución insidiosa. Más de un 50% de los niños que tienen tuberculosis pulmonar de moderada a severa son asintomáticos al momento del diagnóstico. Los lactantes manifiestan sintomatología con más frecuencia que los niños mayores de un año.
DIAGNÓSTICO PARACLÍNICO
1) Tuberculina (PPD): Se considera positiva cuando es mayor o igual a 5 mm, en todo niño en contacto con persona bacilífera, o con hallazgos clínicos o radiológicos sugestivos de tuberculosis, independiente de la aplicación previa o no de la BCG (en otros sitios se considera un falso positivo cuando la reacción tuberculínica es de 5 mm o más si la vacunación con BCG ha sido reciente). En pacientes con DNT severa o VIH es positiva con 2 mm o más de induración (5 mm para otros autores). También se considera positiva con una induración de 5 mm en pacientes que han usado diariamente 15 mg o más de prednisona por más de treinta días, pacientes inmunosuprimidos por drogas o que cursan con enfermedades crónicas. En zonas de alta endemicidad de micobacterias atípicas es positiva cuando es mayor de 10 mm; algunas autoridades en la materia, consideran que todo niño sin vacuna de BCG, sin factores de riesgo y con tuberculina igual o mayor a 10 mm está infectado.
2) Aislamiento Bacteriológico: * Aspirado de jugo gástrico seriado (tres muestras). Debe ser enviado para examen directo y cultivo de BK con antibiograma. Tomar siguiendo las recomendaciones enunciadas por el INS: a. Pasar SNG desde la noche anterior (12pm). b. Aspirar el contenido gástrico antes que el niño despierte (5am). c. Lavado gástrico con 50 cc de SSN o agua destilada. d. Recuperar al menos la mitad del lavado. e. Mezclar con la muestra inicial del jugo gástrico. f. Por cada diez cc de la mezcla, colocar 2 cc de fosfato trisódico al 10%. g. Enviar la muestra al laboratorio en recipiente plástico inmediatamente. h. Si no es posible pronto procesamiento, refrigerar. i. Hacer BK directo y cultivo específico previa centrifugación de la muestra a 4000 rpm. * Ante la sospecha de TBC, todo material obtenido (biopsia, drenaje, líquidos, orina, etc.) debe ser enviado para examen directo y cultivo específico para Mycobacterium
tuberculosis. En caso de obtener cultivo positivo, hacer siempre antibiograma, debido al incremento de la resistencia de la tuberculosis. * En líquidos tomados de serosas y LCR, se debe hacer examen citológico total y diferencial, ADA, BK directo y cultivo. Además reportar glicemia, proteínas y DHL. * Hoy día se postula la utilidad del aislamiento bacilar en muestra de esputo inducida mediante la aplicación de nebulización con solución salina hipertónica.
3) Rx de Tórax AP y Lateral: Hay patrones radiológicos sugestivos más no concluyentes de TBC pulmonar. Los más frecuentes son: patrón miliar, adenomegalias paratraqueales y parahiliares, síndrome del lóbulo medio, consolidación lobular persistente a pesar de tratamiento antibacteriano adecuado, hiperinsuflación lobular o segmentaria, cavernas apicales (raras en pediatría).
4) Exámenes adicionales: Se realizan según el sistema comprometido: Punción lumbar; biopsias y estudio histopatológico que demuestre reacción granulomatosa con necrosis de caseificación, células epitelioides, infiltrado linfoplasmocitario y células gigantes multinucleadas, además tinción ZN positiva en varios casos; punción pleural; broncoscopia y lavado broncoalveolar; paracentesis; artrocentesis; Rx de columna; TAC cerebral y pulmonar.
5) Exámenes complementarios: A todos los pacientes con sospecha de TBC, además de lo anterior, se les debe practicar CH, Examen de orina, proteinemia, función renal y función hepática. Otros métodos alternativos (PCR, RFPLP y otros métodos serológicos) requieren mayor estandarización, son costosos y por lo tanto no se recomiendan rutinariamente.