alergologia-pediatrica-en-linea

OTITIS, SINUSITIS Y FARINGOAMIGDALITIS

1) Recién Nacido: Teniendo en cuenta la gravedad del caso índice, y si hay evidencia de TBC en el neonato (Rx tórax, PPD, clínica sugestivas), deberá instaurarse tratamiento acortado supervisado. Si no hay clínica aparente de TBC y la PPD es (-), dar ISONIACIDA hasta 3 meses después de la negativización del caso fuente. Al tercer mes hacer control de PPD, si es negativa y no hay apariencia clínica o radiológica de enfermedad, se efectúa vacunación con BCG y supresión del medicamento. Si la PPD es (+) y se descarta la enfermedad con clínica, estudios bacteriológicos y radiológicos, se continua ISONIACIDA hasta los 9 meses. En cualquier momento se deberá iniciar tratamiento acortado supervisado, si la evolución lo amerita.
2) Paciente VIH (+): Se recomienda igual tratamiento pero la duración total debe ser de 12 meses.  Se plantea uso de 4 fármacos en la fase inicial (ISONIACIDA, RIFAMPICINA, PIRAZINAMIDA, ETAMBUTOL o ESTREPTOMICINA). Tener en cuenta que algunos antiretrovirales (especialmente los inhibidores de proteasa) no se deben usar concomitantemente con los derivados de la rifampicina. Evaluar la multiresistencia.
3) Multiresistencia: Cuando se comprueba resistencia a dos o más medicamentos. Requiere un manejo muy especializado que se escapa a esta revisión (fármacos de segunda línea).
LECTURAS RECOMENDADAS
– Calle M. Tuberculosis en el niño. En: Reyes M, Aristizábal G, Leal F, editores. Neumología Pediátrica. Cuarta edición.
Bogotá: Editorial Panamericana; 2001: 356-368
– Hakim SA Grossman J. Pediatric aspects of tuberculosis. In: Lutwick L, editor. Tuberculosis. London: Chapman Hall
Medical; 1995: 117-153
– Starke J, Smith H. Tuberculosis. In: Feigin R, Cherry J, editors. Textbook of pediatric infectious diseases. Fourth edition.
Philadelphia: WB Saunders Company; 1998: 1196-1239
– Smith K. Tuberculosis in children. Curr Probl Pediatr. 2001; 31: 1-30
– Ramírez H. Tuberculosis. En: Correa J, Gómez J, Posada R, editores. Fundamentos de Pediatría. Tomo II. Infectología y
Neumología. Segunda edición. Medellín: Corporación para Investigaciones Biológicas; 1999: 791-807
– Stowe C, Jacobs R. Treatment of tuberculouis infection and disease in children: the North American perspective. Paediatr
Drugs 1999; 1: 299-312
– Donald P. Childhood Tuberculosis. Current opinion in pulmonary medicine; 2000; 6 : 187-192
– Small P, Fujiwara P. Management of tuberculosis in the United States. N Engl J Med 2001; 345: 189-200
– Ormerod P. Tuberculosis in pregnancy and the puerperium. Thorax 2001; 56: 494-499
– Salazar G, Schmitz T, Cama R. Pulmonary tuberculosis in children in a developing country. Pediatrics 1998; 2: 448-453
– Alvarez T, Merino J, Ansó S. Características clínicas y radiológicas de la tuberculosis pulmonar primaria en el adolescente.
Anal Esp Pediatr 2000; 52: 15-19
– Sant´Anna CC. Lectura de tuberculina. En: tuberculosis en la infancia y la adolescencia. Sao Paulo: Editorial Atheneu;
2000: 45-48
– Niederbacher J., Calle M., Bedoya J., Morales J. Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica: Tuberculosis Infantil.
Guías de tratamiento basadas en la evidencia. Medellín: Artes &Rayados Litografía 2003: 9-55
ADENITIS CERVICAL
DEFINICION Se denomina adenomegalia o adenopatía al aumento del tamaño de los ganglios linfáticos y adenitis al aumento del tamaño de los ganglios linfáticos acompañado de signos de inflamación. Se clasifican de evolución aguda hasta 2 semanas de presentación y crónicas de tres o más semanas de evolución. Se considera normal un crecimiento ganglionar en el cuello hasta 10 mm; a nivel inguinal se acepta hasta 15 mm y a nivel troclear hasta 5 mm. Independientemente del tamaño, las características de algunas adenopatías pueden orientar hacia etiología benigna o maligna. La cantidad y distribución de los ganglios se relaciona con la edad; en el lactante, el preescolar y durante toda la infancia, se observa un nítido crecimiento de los ganglios que declina a medida que llega la adolescencia. La presencia de ganglios pequeños generalmente no son indicativos de anormalidad, y por sí solos no ameritan investigación etiológica,