TOS FERINA Y SINDROME COQUELUCHOIDE
DEFINICIONES
a. Tos ferina: Enfermedad producida por Bordetella pertussis y caracterizada por tres estadíos clínicos: Catarral, paroxístico, convalecencia. En el periodo paroxístico se presenta tos cianozante y emetizante con estridor inspiratorio al final de cada episodio, o cuadros de apnea.
b. Síndrome coqueluchoide: caracterizado por cuadro clínico indistinguible de la tos ferina con presencia de tos paroxística, cianosante y emetizante; de etiología infecciosa multifactorial (Bordetella parapertussis, Chlamydia trachomatis, adenovirus, virus influenzae y parainfluenza, Mycoplasma, VSR, Pneumocystis
carinii).
FISIOPATOLOGIA Y EPIDEMIOLOGIA DE LA TOSFERINA La Bordetella es un bacilo aerobio gram negativo pleomórfico; este bacilo es muy contagioso entre los contactos domiciliarios, pues se adquiere a través de “gotitas” suspendidas en el aire, provenientes del caso índice; tiene un período de incubación de 7-10 días (para otros autores de 14-21 días); se adhiere a las cilias del epitelio respiratorio, produciendo cambios inflamatorios locales con congestión primaria e infiltración celular de linfocitos y granulocitos; no invade sus capas profundas. Por lo tanto no se produce diseminación hematógena; no obstante, se generan toxinas que pueden tener acciones locales, permitiendo que la infección progrese y se cause una neumonía secundaria u otitis media o efectos sistémicos como sensibilización a la histamina, aumento de la secreción de insulina, estímulo de la proliferación de linfocitos, miocarditis, cambios encefalopáticos (discutido), entre otros. Esas toxinas son: La toxina Pertussis o factor promotor de los linfocitos, la toxina dermonecrótica o termolábil, la toxina adenilatociclasa, la citotoxina traqueal y la endotoxina o lipo-oligosacárido. La tos ferina está distribuida a nivel mundial, ocurre en cualquier grupo de edad, observándose un importante incremento en adultos jóvenes, adolescentes y lactantes menores de 6 meses. Parece existir un aumento de incidencia relacionado con la estacionalidad. Ni la vacunación, ni la enfermedad natural confieren inmunidad duradera (sólo diez a doce años luego de la inmunización, momento en el que se aprecia notoria disminución de los anticuerpos protectores).
MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Independientemente de la etiología se describen 3 estadíos en la evolución de la enfermedad:
a- Fase catarral o prodrómica: Presencia de estornudos, rinorrea hialina, tos leve, con o sin fiebre. Duración aproximada 1 a 2 semanas. Es la fase más contagiosa.
b- Fase paroxística: Hay accesos de tos severos, paroxísticos, cianozantes y emetizantes, con estridor inspiratorio al final de cada episodio. En lactantes menores puede no presentarse esta fase de manera completa, sino que se presenta como apneas. Adicionalmente pueden aparecer facies abotagada, petequias, hemorragia subconjuntival, hernias, prolapso rectal, eventos convulsivos por fenómenos hipóxicos asociados, trastornos del sueño y de la alimentación y hemorragias intracraneanas especialmente en lactantes menores. Duración aproximada es de 6 semanas.
c- Fase de convalecencia: Los accesos de tos se hacen espaciados y menos intensos. Duración 2 semanas aunque la tos puede permanecer por 2 a 3 meses.
DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL * Cuerpo extraño en vía aérea * Fibrosis quística. * Bronquiolitis. * Asma. * Síndrome de neumonía afebril. * Infecciones por Chlamydia, Mycoplasma, adenovirus y VSR. * Tuberculosis. * Neumonía aspirativa. * Encefalitis y convulsiones. * Apneas de origen central. * Croup.
COMPLICACIONES
a- Respiratorias: neumonía, atelectasias, neumotórax, enfisema intersticial y subcutáneo, ruptura diafragmática, OMA recurrente en lactantes, bronquiectasias tardíamente, superinfecciones o infecciones intercurrentes respiratorias, síndrome broncobstructivo recurrente o persistente, hipoxemia, epistaxis, hemoptisis, reactivación tuberculosa.
b- SNC: encefalopatía tosferinosa, síndrome convulsivo, hemorragias intracraneales, coma.
c- Otras: prolapso rectal, hernias, epistaxis, laceraciones del frenillo lingual, trastornos hidroelectrolíticos, hipoglucemia, miocarditis, desnutrición, inmunosupresión transitoria, sobreinfección bacteriana, trastornos del sueño y del apetito, muerte.