hematologo online por internet hematologia en linea

HIPERBILIRRUBINEMIA NEONATAL
Prevención secundaria: valoraciones continuas en periodo neonatal. Se recomienda tener hemoclasificación de toda embarazada y si es Rh-negativo, obtener antes del alta del R.N. hemoclasificación, prueba de Coombs directa (Evidencia: B). Si la madre es grupo 0, Rh-positivo, tener hemoclasificación del R.N., valoración de riesgo y vigilancia apropiada. Requiere evaluación de la causa de ictericia:
• Todos los neonatos con ictericia clínica evidente en las primeras 24 horas de vida.
• Que estén recibiendo fototerapia o en quién la bilirrubina sérica total (TSB), está aumentando rápidamente y no se explica por la historia y el examen físico.
• El niño que tiene una elevación de bilirrubina conjugada debe tener un uroanálisis y urocultivo.
• Los laboratorios para evaluación de sepsis deben realizarse si esta indicado por la historia y el examen físico (Evidencia: C).
• Los niños enfermos y aquéllos que esten ictéricos por más de 3 semanas deben tener una bilirrubina total y directa para identificar y evaluar colestasis.
• En el estudio del R.N. debe incluirse tamizaje de tiroides y galactosemia. Medir la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa (G6PD) en: Niño ictérico que esté recibiendo fototerapia, con pobre respuesta al tratamiento y en quién la historia familiar o el origen étnico o geográfico, hace pensar en la probabilidad de deficiencia de G6PD. La deficiencia de G6PD está difundida y no es reconocida. Es más común en las poblaciones alrededor del mediterráneo y en el Medio Este, la península arábiga, el Sudeste de Asia, y África; la inmigración y matrimonios mixtos han llevado a un problema global. La deficiencia ocurre en 11% a 13% de americanos africanos. En un reciente informe, la deficiencia se consideró la causa de hiperbilirrubinemia en 19 de 61 niños (31.5%) que desarrollaron kernicterus.
Factores de riesgo, para desarrollar hiperbilirubinemia severa en niños de 35 o más semanas de gestación (En orden decreciente de importancia):
Factores de riesgo mayores: – Niveles Pre-alta de TSB o TcB en zona de alto riesgo (figura1) – Ictericia observada en las primeras 24 hs.
– En incompatibilidad de grupo o Rh con prueba Coombs directa positiva, o conocimiento de enfermedad hemolítica o elevación del ETCOc antes del alta. – Edad Gestacional 35-36 sem. – Hermano anterior recibió fototerapia. – Niño con céfalohematoma o contusión significativa. – Amamantamiento exclusivo no exitoso con pérdida excesiva de peso. – Raza asiática oriental.
Factores de riesgo menores: – Niveles Pre-alta de TSB o TcB en la zona de riesgo intermedio-alto (figura 1). – Edad Gestacional 37-38 sem. – Ictericia observada antes del alta. – Hermano anterior con ictericia. – Niño macrosómico de una madre diabética. – Edad materna mayor o igual a 25 años – Genero masculino.
Factores de riesgo disminuido – Niveles de TSB o TcB en la zona de bajo riesgo (figura 1). – Edad gestacional mayor o igual a 41 semanas. – Alimentación exclusiva de biberón. – Raza negra. – Alta del hospital después de 72 h. La AAP recomienda usar 2 opciones clínicas individuales o en combinación para la valoración sistemática de riesgo y asegurar un seguimiento apropiado, antes de ser dado de alta.
Seguimiento Todos los niños deben examinarse por un profesional de salud calificado en los primeros días después del alta para evaluar el bienestar infantil y la presencia o ausencia de ictericia. Considerando los factores de riesgo deben darse controles tempranos y más frecuentes. El siguiente control debe darse a las 48 horas siguientes al alta (Evidencia: C), algunos recién nacidos pueden requerir dos visitas de seguimiento, si fue dado de alta antes de 48 horas de vida. La valoración del seguimiento debe incluir: – Peso del niño y porcentaje de cambio del peso del nacimiento. – Suficiencia de succión. – Presencia o ausencia de ictericia (Evidencia: C). – Juicio Clínico para determinar la necesidad de una medición de bilirrubina.