infectologo pediatra online por internet infectologia en linea

ALIMENTACIÓN ENTERAL DEL RECIEN NACIDO

En el niño a término, la alimentación ideal es la leche materna.
En el niño prematuro, la nutrición enteral ideal es la leche de su propia madre fortificada; esta fortificación busca dar un aporte adicional de proteínas, vitaminas y minerales. Hay fortificadores para la leche materna del prematuro de tipo líquido para mezclar 1:1 o en polvo para diluir en la leche materna. Estas sustancias no siempre se encuentran disponibles, motivo por el cual se utilizan productos no diseñados para el prematuro, con los consecuentes riesgos, debido a su osmolaridad; estos riesgos se tratan de contrarrestar iniciando los suplementos cuando el niño ya recibe más de 10 cc de leche por cada toma. Si no es posible utilizar la leche materna del pretérmino, son eficaces las fórmulas para prematuros y si el niño es alimentado exclusivamente con éstas, no necesita suplementos fortificantes. De las 24 a las 37 semanas de gestación la rata de crecimiento fetal es de aproximadamente 15 g/kg/día. Los recién nacidos a término inicialmente pierden 5 a 8% de su peso al nacer; si se alimentan con leche materna recuperan su peso del nacimiento aproximadamente a los 10 días de vida. Los recién nacidos prematuros disminuyen de 10 a 20% de su peso del nacimiento, debido a pérdidas extracelulares insensibles; el prematuro se demora más tiempo en recuperar su peso, incluso varias semanas antes de tener un incremento de peso constante. Las tablas de crecimiento son el instrumento más útil para evaluar el estado nutricional del recién nacido.
Con respecto a la administración de proteínas, el recién nacido a término requiere aproximadamente 2.2 g/kg/día; el prematuro de muy bajo peso requiere 3.0 – 3.6 g/kg/día y el prematuro extremo de bajo peso 3.6 – 3.8 g/kg/día. Ziegler recomienda 3.8 g/kg/día de proteínas en el prematuro de muy bajo peso y 4.0 g/kg/día en el prematuro extremo de bajo peso, basado en el metabolismo intrauterino de proteínas. La siguiente tabla (tabla N°2), tomada del Comité de Nutrición de la Academia Canadiense de Pediatría, nos muestra las necesidades de nutrientes del prematuro durante el periodo de transición (nacimiento al séptimo día), periodo de estabilización y crecimiento hasta el alta y período post alta (un año posterior al alta de la unidad neonatal).
TECNICA DE ALIMENTACION Se utiliza el método de gavaje a través de una sonda orogástrica con bolos cada 2 ó 3 horas según la conveniencia individual. Cuando este método fracasa se utiliza el paso a goteo, cuyo tiempo se determina según la tolerancia que muestre cada paciente, iniciándose con una duración de media hora. Siempre la alimentación es mixta, debido a que el aumento del aporte calórico por vía enteral es lento y por este motivo se debe completar la nutrición mediante la utilización de la alimentación parenteral, empezándose ésta a las 48 horas de vida con el esquema definido en el capitulo respectivo; aunque estudios recientes recomiendan la iniciación de la nutrición parenteral sin lípidos en las primeras 24 horas de vida, con el fin de promover un balance nitrogenado positivo. A las 24 horas de vida, si el prematuro se encuentra estable, se empieza con un volumen de 1cc de leche de la madre del recién nacido preferiblemente o en su defecto leche para prematuro sin diluir cada 6 horas. Las siguientes 24 horas se aumenta la frecuencia a razón de 1 cc cada 3 horas y los incrementos en los días posteriores no deben superar los 20 cc /kg/día. Este esquema es seguro, pues no aumenta el riesgo de enterocolitis y logra un crecimiento adecuado, tal como lo ha demostrado una investigación del servicio de neonatología del HURGV-UIS. En los recién nacidos de muy bajo peso se aconseja iniciar la alimentación enteral a razón de 12 cc/kg/día. Este volumen tiene un efecto trófico sobre el aparato gastrointestinal estimulando la producción de enzimas esenciales para el crecimiento. La presencia de catéter umbilical no contraindica la administración de este volumen de nutrición enteral. Se recomienda retirar catéteres umbilicales después de aumentar el volumen a más de 20 cc/kg/día.