medico online

medico en linea

medico por internet

medico online gratis

medico en linea gratis

medico en internet gratis

consulta medica

consulta medico online

consulta medica online gratis

medico virtual

medicina online

pregunta medica en linea

consulta medico en internet

medico

doctor

online

diagnostico medico online

tratamiento medico online

diagnostico medico

medico online

medico en linea
medico en internet
ask to doctor online
InicioConozcanosTemas de MedicinaPreguntas MedicaConsulta Medico Online
®
Seleccione el doctor que necesita
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, medico online las 24 horas del dia
medico online
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
medico online
>
OTITIS, SINUSITIS Y FARINGOAMIGDALITIS
CLINICA Dentro de los parámetros para evaluar un paciente con adenitis cervical se deben tener en cuenta
(tabla 1): a. Tiempo de evolución: Se considera aguda cuando es de inicio rápido y menor de 2 semanas de
evolución. Las subagudas y crónicas tienen un comienzo más insidioso y generalmente persisten por más de
seis semanas. b. Localización: Pueden ser unilaterales, bilaterales o generalizadas; las ubicadas en los
triángulos posteriores deben ser analizadas con más detenimiento. c. Características: Evaluar consistencia
(blanda, cauchosa, dura, renitente), signos de inflamación (calor, rubor o dolor) y movilidad. d. Presencia o no
de manifestaciones sistémicas: Acompañada o no de síndrome febril, astenia, adinamia, pérdida de peso,
síntomas respiratorios, síndrome hepatoesplénico, adenopatías en sitios diferentes al cuello. e. Historia
clínica: Evaluar antecedentes epidemiológicos (TBC, contacto con gatos, ingesta de leche sin pasteurizar,
etc.). No existen datos clínicos específicos que distingan las adenitis ocasionadas por bacterias o virus; sin
embargo es importante diferenciar las adenitis con evolución maligna de los procesos de tipo bacteriano. La
multiplicidad de los ganglios, la  localización unilateral o bilateral en el cuello, la presencia de síndrome febril
agudo y el hallazgo de focos primarios de infección (piel, cavidad oral, etc.) establecen el diagnóstico de
adenitis bacteriana. En cambio las lesiones ganglionares únicas que a la palpación dan la sensación de
caucho, el compromiso del estado general del paciente, la localización en el triángulo posterior del cuello, la
escasa respuesta a los antibióticos, el hallazgo de manifestaciones sistémicas y el síndrome febril
prolongado, sugieren un proceso maligno o diferente a una infección bacteriana o viral.  La etiología más
importante de las adenopatías agudas son los virus: adenovirus, CMV, EBV, herpes virus tipo 6, rubéola. Las
bacterias más importantes son el
Staphylococcus aureus, Streptococcus beta hemolítico del grupo A y anaerobios de cavidad oral. Cuando se
trata de una adenopatía crónica hay que descartar malignidad (leucemias, linfomas, neuroblastomas), TBC
ganglionar (escrófula), SIDA, micobacterias atípicas, hongos, toxoplasmosis, actinomicosis, adenitis BCG,
sífilis y toxocariasis  En el diagnóstico diferencial hay que incluir quistes de la línea media, quistes
branquiales, hemangio-linfangiomas, enfermedades del colágeno, alergia a medicamentos, histiocitosis.
PARACLÍNICOS Además de una historia clínica meticulosa se debe solicitar:
a) CH, VSG, PCR.
b) Extendido de sangre periférica
c) Cultivo de material drenado por incisión o punción-aspiración en casos de adenitis abscedadas.
d) Estudios complementarios según diagnóstico presuntivo: - PPD y BK en jugo gástrico. Rx de tórax. - IgM
para CMV, EBV, Toxoplasma, VDRL. - Biopsia excisional con impronta. - Ecografía de la masa en casos
seleccionados para diagnóstico diferencial y definir drenaje.
TRATAMIENTO
1. Expectante ante la sospecha de etiología viral en la forma aguda.
2. Se recomienda hospitalizar si no es posible hacer seguimiento ambulatorio o garantizar el tratamiento, si
hay compromiso general, según el tamaño y localización de las adenopatías y si es necesario tratamiento
quirúrgico.
3. Antibióticos cuando se considera de etiología bacteriana. Se sugiere oxacilina 200 mg/Kg./día cada 6
horas o cefalosporina de primera generación; esperando respuesta favorable a las 72 horas. Se puede hacer
viraje a vía oral una vez haya buena evolución clínica, disminución de VSG o PCR y cuando se haya
drenado. Tratamiento total 2-3 semanas. Cuando se defina manejar ambulatoriamente, se recomienda
emplear dicloxacilina o cefalosporina de primera generación vía oral. En pacientes alérgicos a los
betalactámicos se debe usar clindamicina, eritromicina o vancomicina.
4. Antiinflamatorios en la fase aguda; ibuprofeno 5-7.5 mg/Kg./dosis c/ 6-8 horas por tres días.
5. Biopsia excisional: cuando en evaluación conjunta con cirugía pediátrica y/o hematooncología pediátrica
se considera necesario. Las indicaciones de biopsia son: adenopatías de más de dos semanas de evolución
que no mejoran con tratamiento antibiótico, antiinflamatorio o con conducta expectante; adenitis que
empeoran con el tiempo; adenopatías crónicas en mayores de 10 años; fiebre persistente; pérdida de peso y
adenopatías generalizadas; adenopatías y hepatoesplenomegalia; localización supraclavicular y epitroclear;
fijación a planos profundos y adenopatías crónicas sin diagnóstico etiológico.  6. Interconsulta a
hematooncología pediátrica en casos sospechosos de malignidad. Siempre tratar inicialmente como de
etiología bacteriana.
7. Otros tratamientos específicos según la etiología, por ejemplo tratamiento antiTBC, etc.
8. Seguimiento: Se evalúa clínicamente en la consulta externa de infectología pediátrica, a la semana de
finalizado el tratamiento. Se puede monitorizar VSG y/o PCR. Allí se definirá si requiere reevaluación por
hemato-oncología y/o cirugía pediátrica.
LECTURAS RECOMENDADAS
- Arango A. Adenitis cervical. En: Correa J, Gómez J, Posada R, editores. Fundamentos de Pediatría.
Infectología y
Neumología. Segunda edición. Medellín: Editorial CIB; 1999: 903-908
- Alvarez E. Staphylococcus. En: Alvarez E, Palau J, editores. Infecciones en Pediatría. Segunda edición.
Bogotá:
Interamericana McGraw-Hill; 1997: 55
- Chow A. Infections of the oral cavity, neck, and head. In: Mandell G, Bennett J, Dolin R, editors. Principles
and practice of
infectious diseases. Fourth edition. New York: Churchill Livingstone; 1995: 604-606
- Butler K., Baker C. Cervical lymphadenitis. In: Feigin R, Cherry J, editors. Textbook of pediatric infectious
diseases. Fourth
edition. Philadelphia: W.B. Saunders Company; 1998: 170-180
- Chesney J. Adenopatía cervical. Pediatr Rev 1994; 15: 263-271 - Tonelli E, editor. En Enfermedades
Infecciosas de la Infancia y Adolescencia. Segunda edición. Río de Janeiro: Editora
Médica y Científica; 2000:1854