Medico online

Medico por internet

Medico en linea

Medico online

Medico en linea
Medico por internet
ask to doctor online
InicioQuienes SomosTemas de MedicinaPreguntas de MedicinaConsulta Online
®
Seleccione el doctor que necesita
Realice cualquier pregunta y obtenga una respuesta, medico online las 24 horas del dia
medico online
logo facebook
logo twitter
logo linkedin
logo blogspot
>
dermatologia en linea
dermatologos en linea
 
SIDA PEDIATRICO
La HE fue moderada en todos los casos. La anemia de moderada a severa es un hallazgo constante, al igual que la leucocitosis y la trombocitopenia; sin embargo, la presencia de blastos en sangre periférica solo se observa en menos de la mitad de los casos. La LDH elevada en pacientes con leucemia es significativa especialmente como marcador pronóstico y de riesgo metabólico. La manifestación de HE en el grupo de los linfomas fue mas frecuente en los de tipo linfoblástico, en pacientes en edad preescolar y escolar y con franco predominio en el género masculino. Las visceromegalias fueron de tamaño moderado en todos los casos y las adenomegalias estuvieron presentes en todos los pacientes, seguida por palidez en un alto porcentaje y fiebre, masas y hemorragias en aproximadamente la mitad; casos aislados se presentaron con síndrome de vena cava superior y derrame pleural. La anemia estuvo presente en las tres cuartas partes de los casos, lo cual es secundario al compromiso sistémico de estas entidades. La LDH se utiliza como un marcador en enfermedades linfoproliferativas y el grado de su elevación está en relación directa con el volumen de la masa tumoral. Un poco más de la mitad de los pacientes tuvieron compromiso de la medula ósea (MO), lo cual se correlaciona con la manifestación clínica de HE. El examen ideal para el diagnóstico definitivo en éstos pacientes es la biopsia ganglionar y/o aspirado de MO. Todos los pacientes de enfermedad de Hodgkin que cursaron con HE tuvieron estados avanzados y/o sintomáticos de su enfermedad y en el 100% de los casos se acompañaron de adenomegalias; igualmente se observó que cuatro de cinco pacientes con enfermedad diseminada tuvieron anemia de leve a moderada y como era de esperar la VSG en todos estuvo muy aumentada como signo de actividad tumoral. Los exámenes de química sanguínea completa, Rx de tórax, ecografía abdominal y biopsia-aspirado de MO son mandatorios en estos pacientes como estudios de extensión de la enfermedad. El diagnóstico definitivo es confirmado por la biopsia ganglionar en todos los casos. En el grupo de pacientes con diagnóstico de Histiocitosis de células de Langerhans (HCL) es importante hacer un interrogatorio minucioso sobre infecciones a repetición especialmente en lo referente a otitis crónica ya que se correlacionó en el 62.5% de nuestros casos; también debe hacerse énfasis en manifestaciones dermatológicas como dermatitis seborreica. El compromiso de HE en HCL evidencia que es una enfermedad sistémica en donde casi siempre hay alteración funcional importante de la MO evidenciado por anemia, trombocitopenia y leucopenia (100%, 87.5% y 75% respectivamente). El 50% tuvieron compromiso funcional del hígado manifestado por hipoalbuminemia. Un examen importante a realizar en estos pacientes lo constituye la radiografía de cráneo que en nuestro estudio mostró lesiones líticas en 87.5% de los casos. GRUPO INFECCIOSAS La patología infecciosa como causa de HE ocupó el segundo lugar con una proporción de 32.8% y dentro de este grupo el primer puesto fue para síndrome TORCH correspondiendo las tres cuartas partes a lúes congénita y una cuarta parte restante a citomegalovirus (CMV) y rubéola. En este subgrupo es importante destacar que la edad más frecuente corresponde a lactantes menores de 5 meses con antecedentes de infección materna durante el embarazo comprobado por serología en los casos de lúes y por cuadro clínico característico de rubéola en el primer trimestre de la gestación. El cuadro clínico cursa con ictericia, anemia y desnutrición. Se consideran exámenes indispensables en éstos casos la serología para TORCH, cuadro hemático, bilirrubinas, aminotransferasas y en casos sospechosos de lúes la Rx de huesos largos será de ayuda en el diagnóstico; los hallazgos clínicos de catarata y cardiopatía congénita orientan más hacia rubéola. La sepsis fue la segunda causa en el grupo de infecciosas, observándose predominantemente en niños menores de 1 año en quienes se encontró algún foco infeccioso desencadenante y la mayoría cursaron con fiebre, anemia, leucocitosis con neutrofilia, VSG elevada y trombocitopenia en 2/3 partes de los casos. En este grupo es importante la realización del parcial de orina porque anormalidades como leucocituria y hematuria pueden orientar hacia proceso séptico. La radiografía de tórax es un examen de ayuda diagnóstica, ya que en la mayoría de los casos se observan alteraciones como neumonías, derrame pericárdico y/o pleural; el ecocardiograma es útil en los pacientes que por clínica o Rx de tórax se sospeche compromiso cardíaco. Sólo en 3 pacientes se registró proteína C reactiva (PCR) y en todos fue positiva; consideramos que es un examen que ayuda a orientar hacia un problema infeccioso bacteriano. El síndrome mononucleósico predominó en pacientes menores de 5 años. Las manifestaciones clínicas estuvieron dadas por fiebre y adenopatías cervicales en todos los casos encontrando en aproximadamente la mitad adenopatías generalizadas y en el 82% faringoamigdalitis. De los exámenes paraclínicos se debe destacar que el 64% de los pacientes tuvieron leucocitosis leve con un predominio de linfocitos atípicos de 18,7% y aminotransferasas elevadas en el 83% de los pacientes a quienes se les realizó. Debido a la múltiple etiología del síndrome mononucleósico es importante realizar serologías con el fin de llegar a un diagnóstico. Por la similitud del cuadro clínico con un síndrome linfoproliferativo, a veces es necesario realizar un aspirado de MO. La etiología parasitaria debe orientarse desde el momento del interrogatorio, haciendo énfasis en la procedencia del paciente, lo cual ayudó a la sospecha diagnóstica precoz en nuestro estudio. Tanto los pacientes con paludismo como con leishmaniosis se presentaron con palidez, síndrome febril prolongado en la mayoría de los casos y en el caso específico de leishmaniosis visceral es llamativa la esplenomegalia gigante; además estos pacientes generalmente se acompañan de citopenias secundarias a síndrome de hiperfunción esplénica. La VSG suele estar muy elevada y todos los pacientes tienen algún grado de anemia, siendo más severa en los casos de leishmaniosis que en los de paludismo; además los pacientes de leishmaniosis tenían todos plaquetopenia. El diagnóstico definitivo se hace por gota gruesa, que muestra el parásito en los casos de paludismo y en la leishmaniosis es necesario el aspirado de MO donde se observan los amastigotes. La fiebre tifoidea cursa con SHE, fiebre prolongada, palidez, anemia, leucopenia, VSG aumentada y el diagnóstico definitivo se obtiene mediante mielocultivo, pero cabe anotar que puede realizarse además cultivo de sangre, heces y orina. Aunque solo se encontraron casos únicos de hepatitis B y SIDA, estas patologías deberán tenerse en cuenta en el diagnóstico diferencial de causa infecciosa del SHE.

consulta online
consulta online
psicologo online