NUTRICION PARENTERAL EN RECIEN NACIDOS

Administración de nutrientes por una vena central o periférica cuyo fin es cubrir las demandas nutricionales del paciente.
INDICACIONES DE LA NUTRICIÓN PARENTERAL 1) Prematuros menores de 1500 g. 2) Trastornos gastrointestinales severos: Gastrosquisisis , onfalocele, fístula o atresia traqueoesofágica, enterocolitis necrosante 3) Prematuros o neonatos a término que no puedan ser alimentados enteralmente después del tercer día.
CONTRAINDICACIONES RELATIVAS 1) Insuficiencia renal aguda. 2) Coagulopatía intravascular diseminada 3) Ictericia con predominio de bilirrubina indirecta que este cerca de los niveles de exanguinotransfusión 4) Acidosis metabólica severa 5) Hiperglicemia severa.
REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES. La nutrición parenteral se puede iniciar con aminoácidos (no lípidos) en el primer día de vida en recién nacidos prematuros para promover un balance de nitrógeno positivo. Se recomienda iniciar con dextrosa al 5 o 7.5% y aminoácidos de 0.5 g/kg/día sin electrolitos a razón de 80 a 100 ml/kg/día. Si el requerimiento de líquidos es superior a este volumen, el excedente se debe administrar como glucosa al 5% sin aminoácidos y electrolitos. Su administración se puede hacer simultáneamente con la nutrición parenteral utilizando un empate en Y. Los electrolitos se pueden introducir al tercer día de vida dependiendo del valor de electrolitos séricos. En recién nacidos a término se puede iniciar la NP con dextrosa al 10%. La nutrición parenteral total incluye dextrosa, aminoácidos, grasas, electrolitos, minerales y vitaminas. – Volumen: Cuando se inicia alimentación parenteral los volúmenes de líquidos que deben recibir los neonatos son de 80-120 cc/kg/día dependiendo de su peso y grado de madurez.
– Energía: El aporte energético que se le debe hacer por los nutrientes en la alimentación parenteral al RN a término es de 70-100 kcal/kg/día y al prematuro de 80-120 kcal/día .El mayor aportante de energía es la glucosa, seguido por las grasas. El paciente debe recibir 1 caloría de origen proteico por cada 8-10 calorías de origen no proteico. Las relaciones menores de 1:6 se pueden acompañar de hiperaminoacidemia y aminoaciduria. La alimentación parenteral debe ser continuada hasta que el paciente reciba por lo menos el 80 % de las calorías por vía enteral. – Proteínas: Las proteínas usadas son mezclas de L-isómeros de aminoácidos. La solución que se usa en el momento en recién nacidos es el Primene al 10%. Tiene los aminoácidos esenciales más arginina, ácido glutámico, glicina, cisteína taurina (esenciales los 2 últimos para el prematuro). La osmolaridad de la solución es de 780 mosmol/litro. Para recién nacidos se recomienda el uso de Trofamine y no Aminosine. El requerimiento proteico es menor cuando se da alimentación parenteral que enteral. Cantidades de 2.5 -3.5 g/kg/día se consideran adecuadas para prematuros y de 2 a 2.5 g/kg/día pare neonatos a término. Se inicia con 0.5-1 g/kg/día y se hacen incrementos diarios de 0.5g/kg/día hasta llegar a la cantidad deseada. Para un balance nitrogenado positivo se requieren 6 gramos de glucosa por cada gramo de proteína. El aporte de proteína debe corresponder a 7% a 15% de las kilocalorías totales. La cantidad de energía que produce 1 gramo de proteínas es de 4 kcal – Grasas: Nutriente importante para aporte de energía y para evitar deficiencia de ácidos grasos esenciales Linoleico y Linolénico. El 3% de las calorías administrado como ácido linoleico previene la dermatitis, susceptibilidad a la infección, trombocitopenia y crecimiento retardado. La cantidad de grasas por vía parenteral que debe recibir el neonato y el prematuro es de 2-3 g/kg/día. Se inicia con 0.5 g/kg/día y se aumenta progresivamente 0.5 g/kg/día hasta que llegue al nivel deseado. Las grasas deben aportar del 30 al 50% de las calorías totales diarias. El incremento gradual diario minimiza el riesgo de daño pulmonar. Las concentraciones de Intralipid al 20 % (1mL = 2 kcal) son preferidas para los neonatos prematuros debido a que la del 10 % tienen una elevada relación de fosfolípidos a triglicéridos lo que puede impedir la actividad de la lipasa. La administración debe ser de < 0.25 g/kg/hora para evitar las complicaciones. El uso de carnitina es controversial y no forma parte en el momento de las fórmulas parenterales.