OTITIS, SINUSITIS Y FARINGOAMIGDALITIS

DEFINICIONES OTITIS MEDIA AGUDA La otitis media aguda OMA, es la inflamación aguda del oído medio debida a procesos virales y/o bacterianos; acompañada o no de síntomas locales o sistémicos, con o sin efusión o supuración (OMA supurativa) y con cambios característicos a la otoscopia. Las bacterias más frecuentes son el Streptococcus pneumoniae, Haemophilus
influenzae no tipificable, Moraxella catarrhalis. En neonatos además de los anteriores, los entéricos gram negativos, el Staphylococcus aureus y el
Streptococcus del grupo B pueden causar OMA. Se presenta en aproximadamente diez millones de niños por año en USA. La mayor prevalencia ocurre entre los seis y los 36 meses de edad con un pico menor entre los 4 y 7 años. Entre el 60% y 75% de la población infantil general hace al menos un episodio de OMA en los primeros tres años de vida y del 20 al 33% hacen de tres a seis episodios en dicho lapso. Genera un costo anual alrededor de 4 billones de dólares. Se considera que existen factores de riesgo para desarrollar cuadros de OMA: un primer episodio causado por el neumococo, igualmente si este fue en un menor de un año de edad, también recibir biberón en lugar de lactancia materna (factores inmunológicos y mecánicos), atopia, asistencia a guardería, fumador pasivo, hipertrofia de adenoides, alergia alimentaria, sexo masculino, paladar hendido, síndrome de Down, factores genéticos y raciales, hacinamiento, condiciones socioeconómicas deficientes y épocas de invierno o lluviosas. La función anormal de la trompa de Eustaquio parece ser el factor más importante en la patogénesis de la OMA, ya sea por obstrucción funcional o mecánica o por permeabilidad exagerada que condiciona «reflujo bacteriano» al oído medio. Feigin y colaboradores describen clásicamente la historia natural de la OMA en cinco estadíos: tubotimpanitis, hiperemia, exudación, supuración (perforación), y mastoiditis aguda. OTITIS MEDIA CON EFUSION (OME) También llamada otitis media catarral, mucosa, no supurada, secretoria, con derrame o serosa. Consiste en la presencia de líquido en el oído medio, que puede aparecer entre el 40 y 60% de los niños durante el episodio de OMA y que desaparece en el 90% de estos pacientes hacia el tercer mes del cuadro agudo, pero que también puede deberse a otras causas no infecciosas como alergias, alteraciones inmunológicas o mecánicas de la trompa de Eustaquio. A la otoscopia el tímpano se nota opaco, inmóvil, con pérdida o desplazamiento del cono de luz y puede estar abombado o retraído. OTITIS MEDIA CON EFUSION PERSISTENTE U OTITIS MEDIA CRONICA CON EFUSIÓN Persistencia de líquido en el oído medio mayor de tres meses, que puede o no acompañarse de trastornos de audición, comportamiento o aprendizaje. OMA RECURRENTE Presentación de tres episodios de OMA en seis meses o cuatro a seis en un año, habiéndose comprobado desaparición de la efusión y mejoría clínica entre uno y otro cuadro. OTITIS MEDIA CRONICA (OMC) Existe perforación de la membrana timpánica acompañada o no de otorrea persistente por más de tres semanas. En los casos de otitis media crónica supurativa la Pseudomonas aeruginosa, Proteus sp., Staphylococcus aureus,
Mycobacterium tuberculosis y anaerobios son los causales. Un paciente con OMC puede presentar episodios de agudización; en estos casos se pueden aislar las mismas bacterias causantes de OMA. OTITIS MEDIA COMPLICADA Tanto la OMA como la OMC pueden presentar complicaciones como mastoiditis, sordera de conducción o neurosensorial, parálisis facial, meningitis, absceso cerebral, entre otras.